José Pirela - 2B - Águilas

Fuente: Víctor Boccone / Diario Liderendeportes

Hablar de José Pirela, es hablar de constancia y, sobretodo, muchísima disciplina dentro y fuera del terreno de juego. Su periplo por las Grandes Ligas comenzó hace apenas unos cuatro años con los Yanquis de Nueva York y, aunque deslumbró a muchos aficionados del Bronx, son los Padres de San Diego quienes han visto la madurez de este pelotero, nativo de Valera. A punta de dedicación y mucha práctica, el criollo se ganó un puesto respetado dentro de las filas de San Diego. Tanto así, que ha sabido responder a esa confianza del manager Andy Green, siendo el líder en hits dentro del equipo con 71, amén de comandar el departamento de anotadas, con 37. Desde que sale al terreno, el apodado “Águila Negra” se enfoca en lo que debe hacer al momento de cantarse la voz de play ball. Algo que pocos peloteros, con apenas, cuatro años en el máximo nivel del beisbol entienden a la perfección. “El tiempo me lo ha dado todo”, destacó Pirela. “Siento que he madurado mucho como pelotero. Antes, quizás, no veía las cosas como lo hago hoy en día. Tener más tiempo aquí en Grandes Ligas me ha ayudado mucho a crecer”. Y es que Pirela ha sido una de las figuras emergentes en este joven equipo de San Diego, quienes recibieron en el invierno pasado a Eric Hosmer, con el fin de darle mayor profundidad al equipo. En 66 encuentros, sin contar el de este lunes, Pirela ya concretó su mejor actuación, hasta ahora, en una primera mitad de temporada al tener promedio de .276, producto de 71 imparables en 257 turnos, con 16 dobles, par de triples y 19 carreras remolcadas. “Aquí uno no puede sentirse cómodo”, resaltó el “Águila Negra”. “En este nivel uno debe entrenar más y más fuerte todos los días, porque cuando uno piensa que está tranquilo es cuando comienzan a ocurrir las cosas”. Tal experiencia ha sido adquirida por Pirela desde la temporada 2014 cuando se estrenó en la MLB con los Yanquis y nunca pudo consolidarse como un jugador de todos los días y por ello fue pieza de cambio en 2015 por el también venezolano Ronald Herrera. Sin duda alguna, Pirela ha sido una de esas estrellas que a la calladita destaca entre sus pares en las Mayores y de mantenerse sano, será una pieza invalorable para los californianos, que aspiran pronto quitar de sus frases la palabra reconstrucción.

Comentarios de nuestros lectores