Llegó al titularidad para Miguel Rojas

Fuente: Manolo Hernández Douén / Béisbol por Gotas

Muchos peloteros reciben la soñada oportunidad de jugar a diario en las Grandes Ligas a la tierna edad de 21 a 23 años, quizás menos.

Tal vez por eso Miguel Rojas aprecia mucho más el hecho de hacerlo ahora, a sus 29 de edad, luego de comerse las verdes por bastante tiempo en la pelota profesional.

Más de una década después de haber sido prospecto de los Rojos de Cincinnati y debutante en la meca de la pelota con los Dodgers de Los Ángeles en 2014, Rojas ha intervenido en 71 de los primeros 73 juegos de los Marlins de Miami en 2018, incluyendo la mayor parte de los dos primeros dos meses de la contienda como paracorto titular.

“Miguel ha sido tremendo para nosotros”, calificó el dirigente de los Marlins, Don Mattingly, tras el partido del 18 de junio en el cual el venezolano fuera enorme en la victoria floridana con tres carreras impulsadas, incluyendo la que puso arriba a su equipo en la novena entrada en el hogar de los Gigantes de San Francisco.

Adquirido de los Dodgers en diciembre del 2014, en un canje en el cual estuvieron involucrados siete peloteros, Rojas ha sido tan vital para los Marlins en 2018 que ha decidido triunfos con batazos en la novena entrada o más adelante en cuatro ocasiones diferentes.

“Temprano en la temporada, su juego como paracorto y su bateo guiaron nuestro camino, con su gran energía”, enfatizó a Béisbol por Gotas la otrora gloria de los Yankees de Nueva York. “Respondió al pedírsele moverse del shortstop a la tercera base y después retornar al campo corto, e inclusive jugar en 1B y 2B”.

A lo mejor todos esos cambios afectaron un poco su promedio de bateo, pero no le han quitado ese extra a la hora buena que aporta el nativo de Los Teques, al norcentro de Venezuela.

“Ha forcejeado un poquito en las semanas recientes con el bate, pero ya va saliendo de eso”, analizó Mattingly. “En nuestra estadía reciente en Miami, le hizo un buen swing a la bola, pero no con mucha suerte.

“Miggy ha sido grandioso para nosotros, su energía, su forma de juego, es parte de lo que buscamos aquí”, expresó el dirigente de los Marlins. “Sabemos que podemos depender de él. sabe cómo jugar pelota”.

Por su parte, Rojas se siente como muchacho con juguete nuevo.

“Estoy bastante contento, la oportunidad que se me ha presentado ha sido inigualable”, declaró Rojas. “Toda mi vida trabajé para esto, para no sólo jugar, sino ser titular en Grandes Ligas como shortstop.

“Lo lamentamos mucho cuando se lesionó [el también venezolano] Martín Prado y me tuve que mover a la tercera base”, recordó Rojas. “Esto [jugar a diario] ha sido el sueño de toda mi vida. La oportunidad que se me ha dado este año es súper especial. Para mí, eso se refleja en los resultados”.

Aún en las veladas cuando no alinea en su posición favorita, a Rojas lo ayuda el hecho de que puede jugar donde sea en el cuadro.

“Esa [la versatilidad] es una de las cosas que me abrieron las puertas en las Grandes Ligas”, subrayó el venezolano. “Cuando subí por primera vez con los Dodgers, pude jugar en el short stop, la segunda y la tercera, inclusive hasta la primera base.

“Eso me ha dado la oportunidad de mantenerme”, agradeció Rojas. “Todo pelotero pasa por etapas. Creo que esa etapa la quemé en mi carrera. Estoy tratando ahora de convertirme en un jugador más completo, que pueda ayudar a mi equipo todos los días en el terreno”.

Y Rojas puede ayudar con parte de lo aprendido a tantas promesas que hoy en día se abren camino con los Marlins, novena en franca remodelación.

“Creo que el talento que hay aquí es muy bueno”, manifestó Rojas, que valora los consejos recibidos a su debido tiempo de hombres como el mexicano Adrián González, Matt Kemp, Carl Crawford y el dominicano Juan Uribe. “Trato de ayudar a jóvenes como Brian Anderson, J.T. Riddle, Lewis Brinson, en todo lo que pueda, en complementarnos los unos a los otros”.

Comentarios de nuestros lectores