Wilfredo Giménez - C - Tigres

Fuente: Julio Borges / Sonorama Radio

Durante la campaña 2015-16 Aragua entregó a Alex Romero para traer a Sandy León, bajo el pretexto fue que era necesario un catcher para poder ser campeón, los hechos le dieron la razón a la gerencia. Ese año se logró el campeonato. León dejó de jugar, probaron con Luis Villegas y Carlos Garay, trajeron a Juan Graterol y a Francisco Arcia, inesperadamente Villegas con todo y sus 10 jonrones, jugando a medio tiempo, fue cambiado por José Castillo a quien luego enviaron a Lara. Cambiaron a Arcia y a Graterol, se quedaron sin catchers. Para esta campaña adquirieron a José Queliz, Omar Narváez, Alex Monsalve, Gabriel Lino y Wilfredo Giménez y en el interín cambiaron a Garay. Queliz, Narváez y Monsalve brillaron por su ausencia. Lo que quiero decir con esto es que hace 4 años se requería un catcher para ser campeón, hoy pareciera que ese concepto cambió al salir de Arcia y de Graterol. Ambos fueron puntales tanto de Lara y Leones, respectivamente. Arcia fue el mejor catcher defensivo de la LVBP: Si algo aprendí en mis años en el circuito radial de Tigres es que un catcher es cómo un director de una orquesta, según dirija será el resultado, hay testimonios fehaciente de eso en lo hecho por los Tigres, si no creen pueden preguntarle a unos señores llamados Raúl Chávez, Álex Delgado, Guillermo Rodríguez, ah y a un señor de apellido Bailey. Giménez disparó el batazo que parecía metía a los felinos en la semifinal, sin embargo, el relevo botó una ventaja de seis carreras.

Comentarios de nuestros lectores