José Suárez madura en los Angelinos

Fuente: Steve Adams / MLB Trade Rumors

Los Angelinos de los Ángeles y Anaheim promovieron desde AAA el domingo 2 de junio a uno de sus mejores prospectos de pitcheo. El zurdo José Suárez de 21 años tomó ese día la colina por primera vez para imponerse en su debut como grandeliga.

Suárez se encontraba clasificado como el prospecto general Nº 97 juego por parte de Baseball América y el No. 79 general en Fangraphs. El venezolano se disparó a través de tres niveles en los menores en 2018, lanzando con efectividad combinada de 3.92 con promedios de 10.9 K/9 y 3.4 BB/9 a través de 117 entradas. Solo había aparecido en cinco juegos (cuatro aperturas) hasta aquel 2 de junio en lo que iba de 2019, todos los cuales en nivel AAA. En 23 entradas, había logrado efectividad de 3.91 con una proporción de 20 a 11 K/BB y una tasa de 42.9 por ciento. Tenía un promedio de casi 10 ponches por cada nueve entradas lanzadas a lo largo de su carrera en las ligas menores.

Cuando llegó a la gran escena, temporalmente se uniría a la rotación de los Angelinos. No se esperaba mucho más que tapar un hueco de algunos días...

Los Angelinos entraron a la temporada con la esperanza de que la salud de sus brazos internos y los fichajes invernales de Matt Harvey y Trevor Cahill a pactos de un año arrojaran mejores resultados de los que habían obtenido en las últimas temporadas. En cambio, tanto Harvey (en la lista de lesionados) como Cahill obtuvieron promedios de carreras al norte de los 6.00 puntos. Mientras tanto, el zurdo Andrew Heaney , posiblemente el abridor más talentoso del equipo, se ha visto acosado por las lesiones.

Los problemas de la rotación, agravados aún más por la inesperada muerte del zurdo Tyler Skaggs, resultó factor clave, aunque no el único, en otra primera mitad mediocre para los Angelinos, que cerraron esa fase inicial con marca de 45-46 a 12.5 juegos de los Astros de Houston, líderes de la División Oeste de la Liga Americana.

¿Pensar en luchar por el comodín?

Los celestiales abrirán la segunda mitad a 6.5 juegos de distancia de esa posibilidad. Y sin la fuerza aparente para aspirar a un mejor horizonte este año.

Por ello, hay que pensar en el futuro. Y parte del porvenir de los Angelinos reposa en el brazo izquierdo del joven Suárez, quien al cabo se siete aperturas anda con marca de 2-1, decisiones enmarcadas en sus
tres aperturas iniciales. Entrará a la segunda mitad - si no hay devolución a las Abejas de Salt Lake AAA - con cadena de cuatro inicios sin lograr decisión.

El mánager Brad Ausmus ha llevado con cuidado al venezolano. Aperturas de cinco o menos innings han constituido el menú de opciones a que ha sido sometido. Ese plan ha arrojado 28.1 innings de labor con 390 hits y 18 carreras aceptados, 17 de ellas limpias.

Hay un aspecto para preocuparse: ha sido pasto de ocho jonrones. Su relación de boletos y ponches es de 30-13, susceptible de mejorar. Su efectividad de 5.40 se une al número de jonrones recibidos para
atentar contra su actual estatus de grandeliga. Agreguen a eso su WHIP de 1.52 y un peligroso promedio en contra de .273 puntos.

Todos esos guarismos demuestran que aún José Suárez está verde y que requiere del insustituible pulimento de las granjas. Pero los Angelinos necesitan su concurso y tal vez deba madurar sobre la marcha y en el más difícil de los ámbitos. Pero la calidad de ese brazo está allí. Y el futuro inmediato de los Angelinos tienen gran parte de sus esperanzas depositadas en el potencial del venezolano.

Comentarios de nuestros lectores