Harold Castro - 2B - Leones

Fuente: Nelson Salazar / Diario Liderendeportes

Desde hace varios días, Harold Castro demuestra que puede bailar al ritmo que impone el pitcheo de las Grandes Ligas. Además de su estupenda versatilidad, que tiene impresionado al cuerpo técnico y a la gerencia de los Tigres de Detroit, el joven criollo ha añadido el dulce don del bateo a sus credenciales. El mismo que le hemos conocido con los Leones del Caracas en la LVBP. El domingo resultó claro ejemplo de su alza bateadora. Ligó de 6-4 en un lugar de alta responsabilidad en la alineación, como es el de segundo en el orden. Bateó de 6-4 como jardinero central, con un doble, dos anotadas y dos impulsadas en la victoria 12-8 del domingo, durante el final de una visita bengalí al Estadio Kauffman de los Reales de Kansas City, compañeros de sótano de los Tigres en el División Central de la Liga Americana. El hecho de militar en un club sotanero no arredra al criollo, quien hizo aporte sustancial al ataque dominical de 19 hits orquestado por el cuadro felino. Defender con solvencia las cuatro posiciones del cuadro y los tres jardines, han constatado la versatilidad del nativo de 25 años. En consecuencia, el mánager Ron Gardenhire le ha obsequiado tanto tiempo de juego – bien correspondido desde luego – que ya puede considerarse jugador regular del equipo. Y para refrendar el concepto está su línea de .315/.333/.432 en 111 turnos al bate, guarismos que complementa con un vuelacerca, cuatro dobles, tres triples, 12 anotadas e igual cifra de remolcadas.

La segunda parte de la temporada comienza y Harold la ha iniciado de modo ruidoso. Con una línea de .556 /.556 /.889 /1.444 que presagia un estupendo cierre de campaña.

Comentarios de nuestros lectores