Pablo Sandoval - 3B - Magallanes

Fuente: QUALITYsports

Para Pablo Sandoval no ha sido fácil aceptar su rol de utilidad después de ser considerado uno de los mejores del juego en sus inicios con San Francisco, pero justo en esa ciudad es que ha podido re-descubrirse y sacar provecho de sus habilidades cuando todo mundo le dio la espalda. Por eso, hoy tiene razones de sobra para dar lo mejor de sí bajo esos colores, y lo está logrando. En este proceso, Bruce Bochy, quien dirige por última vez a los naranjas, ha sido parte fundamental. Es el hombre que ha dirigido a Sandoval durante la totalidad de su carrera como Gigante y que ha ganado junto al criollo los tres anillos de serie mundial que lo harán ingresar al Salón de La Fama, pero con su salida del juego, también podría el “Panda” decir adiós a la Bahía. “Bochy puso sus pies en el fuego por mí, y sé que le debo esta segunda oportunidad, y me encanta darlo todo por él en lo que será su último año”. Sandoval le ha dado a los Gigantes la oportunidad de ganar, con su slugging de .509 mientras comienzan en la primera base (15 veces) y la tercera base (36 veces), pero a menudo ingresan al juego como el mejor bate de Bochy desde el banco, haciendo 49 apariciones de emergencia y bateando .383 en esta condición. “Cualquier oportunidad debe ser asumida con profesionalismo”, recalcó. El Panda celebró su cumpleaños número 33 el domingo disfrutando de su mejor temporada en años, bateando .269/.314/.509 en 295 turnos como jugador de medio tiempo en San Francisco.

Comentarios de nuestros lectores