José Peraza - 2B - Magallanes

Fuente: José Luis López / Diario Liderendeportes

Si bien la llegada de Freddy Galvis a los Rojos de Cincinnati parece un paso en positivo para el “Toco”, su aterrizaje en el nuevo club parece perjudicial para el llanero José Peraza. Peraza ha sorteado diversos obstáculos este año para mantenerse en el candelero. Al campocorto llegó José Iglesias, Scooter Gennett – hoy trasladado a los Gigantes de San Francisco – y Derek Dietrich le cortaron el paso por la intermedia y como se supone el slugger Eugenio Suárez no se mueve de la antesala. El barinés – empero – ha respondido al reto impuesto por el mánager David Bell. quien lo envió al jardín izquierdo, donde ha sacado a relucir su enjundia, en un año donde el bateo no ha sido su mejor referente. Galvis no llegó a Cincinnati para ser decoración de banca. Este año mostró en Toronto que puede batear para promedio y desaparecer un mínimo de 20 pelotas. Como consecuencia, Peraza ve esfumarse su chance de jugar en la intermedia.

Comentarios de nuestros lectores