Odor busca mejorar su bateo con ayuda de V-Mart

Fuente: T.R. Sullivan / MLB.com

No te alarmes.

Ése fue el consejo que le ofreció un ranchero en la Florida al intermedista venezolano de los Rangers, Rougned Odor.

Ese ranchero está ayudando a Odor a ser un mejor bateador. El infielder prestó atención al pie de la letra, porque antes de que su compatriota Víctor Martínez se dedicara a criar ganado, participó en cinco Juegos de Estrellas y tuvo un promedio de .295 en una carrera de 16 años.

“Hablamos bastante de bateo en el invierno cuando estuve en su finca”, expresó Odor. “Fue uno de los mejores bateadores en el juego. Por eso decidí consultar con él”.

Odor ahora busca reducir sus ponches y el consejo que Martínez le ofrece es que no entre en pánico cuando esté en el plato.

“Hablamos de disciplina en el plato”, explicó Odor esta semana después de sus prácticas de bateo en las instalaciones de Entrenamientos de los Rangers en Surprise, Arizona.

“No debemos alarmarnos con dos strikes”, continuó Odor. “Cuando Martínez era receptor, pedía un pitcheo y no siempre el pitcher lo localizaba en la zona de strike. Por eso no debemos entrar en pánico. Debes seguir tu plan”.

La temporada pasada, Odor bateó .103 cuando estaba abajo en la cuenta 0-2. Tampoco negoció pasaporte alguno en dichas situaciones. Mike Trout y Alex Bregman -- dos de los mejores bateadores de las mayorel -- recibieron 12 bases por bolas cada uno después de caer en la cuenta 0-2.

Pero el guardabosque venezolano de los Bravos, Ronald Acuña Jr., se ponchó en 188 ocasiones y todavía logró negociar 10 boletos con la cuenta en 0-2. Odor tuvo una línea ofensiva de .103/.103/.216 al caer en 0-2. Bateó .232/.463/.500 después de estar con 2-0 en la cuenta.

“Debes ser el mismo con dos strikes”, explicó Odor. “Cuando Martínez bateaba, no le importaba si tenía dos strikes. Seguía con el plan que tenía, incluso con dos strikes. En ocasiones entramos a la caja de bateo y el pitcher te ataca con dos strikes. Pero si mantenemos nuestra estrategia, podemos tener éxito”.

¿Funcionará?

Eso es lo que anticipan los Rangers. El gerente general del club texano, Jon Daniels, necesita más producción de Odor esta campaña y el manager Chris Woodward dijo que “tendrá menos paciencia” con algunos jugadores. Con el intermedista Nick Solak en los entrenamientos, el mensaje fue enviado claramente.

“Estamos en la misma página”, declaró Odor. “Pienso que puedo tener mejores resultados que los del año pasado”.

Odor tuvo sus buenos momentos la temporada pasada, encabezando el club con 30 cuadrangulares y 93 remolcadas. Casi cualquier equipo estaría entusiasmado con ese desempeño de un segunda base. Pero su promedio de .205 fue el peor entre dicha posición de la Liga Americana, su porcentaje de embasarse de .283 lo colocó de penúltimo y compartió el primer lugar con 178 abanicados.

“Ésa no es la clase de año que quiero tener”, agregó Odor. “Necesito hacer más. Claro que 30 jonrones y más de 90 impulsadas son excelentes, pero quiero más. Quiero ser mejor que eso”.

Le restan tres años y US$37 millones de su extensión de seis años que firmó a finales de los entrenamientos del 2017.

“El contrato no me pone presión”, indicó Odor. “Juegas más relajado. Cuando no tienes un contrato, haces más de la cuenta para jugar mejor. Todos piensan que cuando tienes un contrato debes demostrar que eres mejor. Ése no es el caso.

“Juego porque amo el béisbol. No juego por el dinero. Toda mi familia juega este deporte. Juego porque es lo único que sé hacer”.

Comentarios de nuestros lectores