Los mejores 10 momentos de Luis Aparicio

Fuente: Chris Haft / MLB.com

Luis Aparicio fue un pionero para algunos y un ganador para otros.

El nativo de Maracaibo se estableció como el campocorto por excelencia. Fue hábil con el guante y con una ofensiva más que aceptable, siendo una pieza clave de sus equipos a lo largo de sus 18 temporadas en las Mayores.

Aquí, 10 momentos o eventos que marcaron la carrera de Aparicio.

1. Victoria para Venezuela – 1984

Aparicio abrió las puertas de Cooperstown por primera vez para su país, siendo el primer venezolano en ser exaltado al Salón de la Fama. Lo logró en su sexto año de elegibilidad, gracias a impresionantes credenciales, incluyendo nueve Guantes de Oro y 13 convocaciones al Juego de Estrellas.

2. Convirtió el robo en un arte – desde 1956 hasta 1964

Aparicio se estafó 506 almohadillas, alcanzando un tope personal de 57 en 1964. Ése fue su último de nueve años seguidos liderando la Liga Americana en robos. Fue tan efectivo que cuando daba un sencillo y luego se robaba la segunda, se le conocía como “un doble a lo Aparicio”.

3. Sinónimo del campo corto – desde 1956 hasta 1973

Aparicio participó en 2.583 juegos en el campo corto, líder histórico hasta que fue eclipsado por su compatriota Omar Vizquel en el 2008. El padre de Aparicio y uno de sus tíos lo formaron con dedicación y durabilidad, algo que demostró Luis al disputar más de 150 juegos en ocho temporadas diferentes.

4. Pónganle un anillo – 1959 - 1966

Aparicio se quedó corto del título de Serie Mundial en 1959 con los “Go-Go” White Sox, perdiendo en el Clásico de Otoño ante los Dodgers en seis juegos. Pero fue de gran importancia para los Orioles de Baltimore, que lo adquirieron en un canje de seis jugadores antes de la temporada de 1963. En 1966, Aparicio sumó 182 imparables, igualando al ganador de la Triple Corona y compañero de equipo, Frank Robinson, por la segunda mayor cantidad en la Americana. Los Orioles ganaron el banderín del Joven Circuito y luego vencieron a los campeones defensores Dodgers en cuatro juegos para ganar de manera sorpresiva la Serie Mundial.

5. Regreso a casa – 1968

Aparicio regresó a los Medias Blancas en un cambio de cinco jugadores antes de la temporada de 1968. Aplicando las métricas modernas, Aparicio era un talento que trascendía los tiempos. Fue el líder de los torpederos de la Americana en alcance entre 1968 y 1969.

6. Efectivo en el plato – 1970

Aunque estaba cerca del final de su carrera, nadie hubiese imaginado que Aparicio tendría la producción que tuvo ese año. Quedó en el cuarto lugar de la Liga Americana con un promedio de .313 y tuvo 86 anotadas. Fue lo suficientemente bueno para quedar de 12mo en la votación para Jugador Más Valioso de la Liga Americana, a pesar de que Chicago terminó en el sótano.

7. Cuando todo comenzó -- 1956

Aparicio reemplazó a su coterráneo Alfonso “Chico” Carrasquel como el paracorto de los Medias Blancas para la campaña de 1956 y logró impresionar a los espectadores de inmediato. Aparicio terminó con promedio de .266 y fue líder en robos de base en la Americana con 21 y en toques de sacrificio con 14. Fue el primer venezolano en ganar el premio al Novato del Año.

8. Definió la durabilidad – 1956-1971

Aparicio acumuló 16 sólidas temporadas consecutivas con al menos 500 visitas al plato, reflejando su valor en la alineación. Un dato impresionante; nunca defendió otra posición que no fuera la del campo corto.

9. Leyenda viviente – Siglo 21

Aparicio fue parte de un grupo de estrellas internacionales que fue homenajeado en el Juego de Estrellas del 2001. Junto al puertorriqueño Orlando “Peruchín” Cepeda, el dominicano Juan Marichal, el cubano Tany Pérez y el canadiense Ferguson Jenkins, Aparicio realizó uno de los lanzamientos ceremoniales.

10. Nunca olvidar – 2005

Aparicio también hizo el primer lanzamiento previo al Juego 1 de la Serie Mundial del 2005 –el primer Clásico de Otoño para los Medias Blancas desde que el venezolano defendía las paradas cortas. Los Medias Blancas alcanzaron el título de campeones mundiales, de la mano de otro suceso de Aparicio: Oswaldo Guillén

Comentarios de nuestros lectores