Ausencia de Omar Narváez mortifica a Milwaukee

Fuente: Tom Haudricourt / Milwaukee Journal Sentinel

La lésión sufrida por el receptor Omar Narváez y su colocación en la lista de lesionados por 10 días, representa otro golpe para una ofensiva de los Cerveceros de Milwaukee, que ya ha sido una de las peores de la Liga Macional.

Los bateadores lupulosos tan solo exhiben en conjunto una línea de bateo de .215/.297/.368, ubica en el vigésimo octavo lugar general, solo por delante de los Rocosos de Colorado y los Tigres de Detroit.

Si bien el equipo no ha bateado mucho, Narváez ha sido una excepción. El jugador de 29 años tiene una línea de .368/.443/.529 en 79 apariciones en el plato. Obviamente, ese nivel de producción no es sostenible, pero Narváez ha reducido increíblemente su tasa de ponches del 31% durante una terrible campaña de 2020 al 12,7% durante el primer mes de esta temporada. Eso sugiere que podría haber encontrado nuevamente la fórmula que lo convirtió en un jugador ofensivo de calidad con los Medias Blancas de Chicago y los Marineros de Seattle entre 2018 y 2019.

Narváez se ha calificado como un conductor de lanzamientos por encima del promedio, desde que se mudó a Milwaukee, También ha reducido a seis su promedio de trece intentos de robo de bases positivos, que lucía al principio. Vale agregar que ha guiado a un cuerpo de lanzadores que ha compensado con creces los problemas ofensivos del club, con los Cerveceros luciendo un récord de 16-10 líder de la División Central de la Liga Nacional, al momento de lesionarse Narváez, quien termina uniéndose a su coterráneo Manny Piña en la lista de incapacitados.

Esto obligó a Milwaukee a recuperar desde Seattle al careta Jacob Nottingham, a quien había perdido en waivers apenas a principios  de semana. El retorno del careta fue auspicioso con dos cuadrangulares. Queda por ver cómo realizará su trabajo defensivo, a todas luces inferior al orquestado por el dúo Narváez-Piña.

Igualmente, este lunes han visto regresar de lista de lesionados a Christian Yelich y Lorenzo Cain, buenos jardineros y oportunos bateadores. Pero pese a todo, la ausencia de Omar Narváez, herido en una pierna, no deja de ser un hándicap detrás del plato.

Comentarios de nuestros lectores